Trajes inteligentes para mermar el riesgo

Nissan percebeiros


La tecnología también se aplica a los atuendos especiales que determinados profesionales deben utilizar para trabajar. Ello da como resultado herramientas para, más incluso que facilitar el trabajo, salvar la vida de quienes lo llevan puesto.

Percebeiro Shield para profesionales del riesgo

Muchos son los que aprecian la calidad del percebe, un crustáceo que crece en rocas escarpadas que son constantemente golpeadas por el oleaje. Allí, en esos rincones inhóspitos de lugares como la Costa da Morte, en Galicia, deben moverse con presteza y habilidad los percebeiros, los encargados de que ese manjar llegue a tu mesa en ocasiones especiales.

Cuando salen a faenar, corren el riesgo de ser golpeados por una ola peligrosa, empujados contra la roca o caer irremediablemente al agua. Por eso suelen salir en grupo, y por eso miran cuidadosamente las condiciones meteorológicas esperadas antes de armarse con neopreno y rasqueta.

Ahora una nueva herramienta ha llegado a sus vidas: Percebeiro Shield. Es algo más que un traje de neopreno, ya que va conectado a software y hardware que, desde tierra, consiguen predecir las olas en tiempo real con un escaneo exhaustivo y constante de la superficie. Si viene alguna peligrosa, el percebeiro recibirá una señal y se moverá. Esta llega a través de un módulo led, un módulo audio y mediante un módulo de vibración.

En las cofradías de percebeiros saben que la diferencia entre la vida o la muerte puede ser cuestión de un segundo: si consiguen prevenir a tiempo, se moverán y sortearán la ola. Puedes ver el vídeo para saber más:

El bombero del futuro

Otra profesión que implica un riesgo indiscutible es la de bombero. De hecho, su labor salvando personas que han sufrido graves accidentes, los ha señalado siempre como héroes de la ciudad. Y ahora la ciencia ha permitido que los riesgos mermen de forma considerable.

En 2013, fue presentado un traje fruto de la investigación entre el Centro de Investigación Aplicada Tecnalia y la Fundación Sueskola, dentro del proyecto europeo i-Protect. Estaba formado por chaqueta, pantalón y camiseta interior con sensores, un sistema de respiración autónoma y un equipo que permite la comunicación directa con el centro de control.

De esta forma, tal y como se presentó, se explicó que el equipo era capaz de medir el estado del bombero y las condiciones a su alrededor. Y es que mientras la camiseta podía medir la temperatura corporal, controlar el ritmo cardíaco y la respiración, la chaqueta y el pantalón podían detectar gases, entre otras ventajas del traje.

Compartir en Google Plus

Acerca de Joel Amaya

Ceo y fundador en Tecno Ninja, emprendedor desde muchos años, incursionando ahora en los medios de comunicación masivos por Internet, con muchas ganas de facilitar la vida a las personas con la mejor información.
  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios